Eames Lounge Chair & Ottoman, un ícono del diseño que nunca pasa de moda

  • test :

¿A quién no le gusta un buen clásico? Sobre todo cuando sigue siendo tan actual, tan moderno, tan único… como si las décadas no hubieran pasado por él. El Eames Lounge Chair es una de esas butacas en las que te sientas y nunca más te quieres levantar. Te la quieres llevar a casa sí o sí. Y es que está diseñada para que te sientas como lo hace una pelota en un guante de béisbol usado. ¿Te lo imaginas? Y la sensación es similar, gracias a su suave tapicería, su gran confort y unos materiales de gran calidad. Y es que en este diseño, la pareja formada por Charles y Ray Eames crearon una de las piezas más emblemáticas y actuales del interiorismo.

Es atemporal y al mismo tiempo una de las piezas más modernas y con carácter. Esta creación de Charles y Ray Eames vuelve a la palestra tras mostrar su artesanal proceso de fabricación en Madrid de la mano de “flagship store” Gunni & Trentino y que pronto tendremos en exhibición en nuestro showroom de #modusistema en Las Mercedes, Caracas.

Acabados, pieles y colores del Chaise Lounge and Ottoman

Un diseño atemporal

Dicen que no hay nada como los clásicos, y el Eames Lounge Chair, de la marca suiza Vitra del Grupo Herman Miller, lo demuestra. Desde que fuera diseñada por Charles y Ray Eames en 1956 se ha convertido en un emblema de estilo y calidad. ¡Aunque sus líneas, de clásicas nada! Siguen estando a la última y convirtiendo a este conjunto en una pieza única para el salón.

Otra de las característica del Lounge Chair es que es completamente analógico, no lleva ningún tipo de mecanismo. Es giratorio y tiene garantía de por vida. “Nos aseguramos de arreglar tu Lounge Chair aunque tenga 50 años”, explican voceros de Vitra.

Ligero y extra cómodo

¿En qué se inspiraron Charles y Ray Eames? Su intención fue hacer una versión actualizada de los antiguos sillones de club inglés. Y se superaron. El Lounge Chair es amplio, proporcionado, ligero y elegante, además de excepcionalmente cómodo.

Acabados y colores de piel a su gusto

Puede adquirirse en diversos acabados. La madera puede ser de palisandro, la opción del diseño original, o de fresno negro, roble o cerezo. Y la piel, en muchos colores distintos, puede ser premium o natural. Además, es una pieza que se revaloriza con el tiempo, según afirman en Vitra.

Un proceso artesanal

Este ícono del diseño se fabrica, paso a paso, de la mano de uno de los artesanos que suelen encargarse de su fabricación. Desde el ensamble de las piezas con acabado de madera a los mullidos asientos tapizados en piel y, después, entre ellas y los reposabrazos.

Un poco más grandes y altos

Y como los tiempos cambian –y ahora somos un poco más altos de lo que éramos en los 50– no sólo se puede adquirir el diseño original, perfecto para personas de hasta 1,70 metros; sino que también hay un modelo con 4 cm más de altura y una profundidad de 6 cm más en el asiento. “Así se garantiza una comodidad total para cualquier persona”, de acuerdo con Vitra.

El clásico de los Chaise Lounge y una práctica Rocking Chair de Herman Miller

Le invitamos a dejar sus comentarios sobre este artículo.

Mercadeo Modusistema con información de la Revista El Mueble. Madrid, España.

Fotos: Gunni & Trentino

YOUR COMMENT